regalos para traductores

Esta entrada la he visto en varios blogs más como Con el calco en los talones donde el autor le dedica dos entradas (Regalos para traductores y Regalos para traductores II) y me ha parecido muy curiosa. Además coincide con que ayer encontré una web genial para regalos para escritores y gente que trabaja en el mundo literario en general (o que es muy forofo) la web se llama The literary gift company y no es muy aconsejable si eres de rápido enamoramiento. Bien pues entre unas cosas y otras, voy a hacer mi propia lista de regalos perfectos para traductores que me gustaría que completaseis con otras sugerencias (y ya de paso, que la paséis a vuestros amigos para que -guiño, guiño- sepan con qué cosas sorprenderos). Así que ahí va:


  • Portalápices con forma de sacapuntas 19,03€
Ideal para mantener la mesa más ordenada y poder encontrar los bolígrafos o lápices siempre que te llamen y no sepas donde apuntar. Además de esta forma evitarás que se metan debajo del portátil o teclado del ordenador (¿por qué dejan esas ranuras?)





  • Posavasos 11,93€
No, no mintáis, el insomnio muchas veces llama a vuestra puerta, si no contamos lo bien que se trabaja de noche y lo bien que sienta un té con leche para concentrarte mientras traduces (véase en su defecto café, coca-cola, zumo o agua). 
Los posavasos vienen genial no para proteger la mesa, si no para proteger los papeles que cubren tu mesa a modo de mantel pero que en el fondo son importantes. Además, no me digáis que no son graciosísimos. 



  • Tazas "go away" 11,87€
Estas tazas son mi perdición, he de decir que las tazas me encantan, pero a parte unas tazas que albergan tan sabias palabras y tan adecuadas con lo que estás haciendo. No sería la primera vez que de ver fallos tan garrafales que has cometido o que han cometido otros te entran ganas de morder, además necesitas la más perfecta concentración, es un fastidio cuando alcanzas el climax adecuado para corregir, editar, traducir, escribir... trabajar en general, y te viene alguien a contarte las últimas de radio-patio. Os dejo varias que me han gustado mucho. 







  • Bolígrafo para firmar autógrafos 1,79€
Este es un bolígrafo para practicar los autógrafos que os tocará firmar al alcanzar vuestra inminente fama. Bien es sabido que los traductores somos gente un poco invisible para la sociedad, pero nunca se sabe lo que puede pasar y más vale estar precavido a que te pille de susto.







  • Chocolate (en general, y en grandes cantidades) 
El de la foto en este caso cuesta casi 5 euretes, pero el chocolate y los dulces en general suelen ser siempre bien recibidos (a no ser que seas alérgico, claro, en ese caso alguien quiere matarte).
Siempre quedas bien con una caja de bombones Valor que encima puedes elegirlos tú (y están muy ricos y bien presentados), si no pues también quedas muy bien visitando a la traductora en cuestión y preparándole un buen chocolate a la taza y dándole un masaje, pero eso ya es otra historia.
Lo que sí que es cierto, que con el estómago lleno (pero no demasiado porque eso incita a dormir) se trabaja mejor.

  • Atril para libros
Esto siempre será un inventazo, si no quieres estar rompiéndote el cuello cuando te dan un manuscrito, un atril es siempre la mejor solución. Estos son bastantes graciosos pero en cualquier papelería puedes encontrar muchos también igual de bonitos.




  • Calcetines calientes antideslizantes
Son esos calcetines con bolitas en la parte de la planta del pie, ideales para ir caliente, cómodo y poder trabajar a gusto tanto en la cama como en el escritorio (sabemos que elegirás la cama)

  • Un calentador de agua
Porque los buenos amantes del té sabemos que el agua calentada al microondas está muy mala y se hiela en seguida, y calentarla con la cacerola es un engorro. El calentador de agua (oh, echo de menos a mi Kettle) viene genial para hervir AGUA (lo aviso porque recuerdo cierto acontecimiento cuando estaba de Erasmus y fui a la cocina de una chica alemana que, de manera muy inteligente, había decidido hervir sus salchichas en el calentador de agua, y sí, dejó el agua allí dentro, por si alguien se quería hacer un té con cierto aroma cárnico).

  • Un pijama caliente y/o batín
Sabemos que las camisetas de publicidad o las viejas que ya no te ponen tienen un uso genial y perfecto para los momentos de trabajo, no obstante quedan bastante poco elegantes y puede que asustes al repartidor que toca al timbre (o vendedor en su defecto). Con un buen pijama y (si lo acompaña un batín mejor) nos ahorraremos esos malos tragos de abrirle la puerta a alguien con tu camiseta de cualquier marca agujereada o desteñida por el tiempo (más encima tus zapatos de estar por casa de garras de oso).

  • Un cojín para la riñonera
Trabajar muchas horas sentado, por muy buena silla que te hayas comprado, pasa su factura. Además muchas sillas o sillones de trabajo están hechos de tal forma que siempre te venga el frescazo por los riñones (zona bastante resentida) asís que con este cojín el problema está solucionado (también se puede hacer manualmente y quedas como un señor).

  • Un bono para el gimnasio
No, no es que nos estén llamando gordos, pero tantas horas sin movernos cansan y el cuerpo crece hacia lo ancho, quieras que no. Además, desestresa y genera endorfinas que siempre vienen muy bien en los momentos de máxima intensidad. Con esto también quiero recordar, que aunque parezca complicado, hay que dedicar SIEMPRE un rato para nosotr@s mismos y dedicarle tiempo a nuestra movilidad (bien corriendo, paseando u otras opciones que se os ocurran).

  • Unos buenos auriculares (o si eres un poco más cutre unos tapones para los oídos)
Este es un regalo genial para evadirnos del mundo exterior y centrarnos en nuestro loco mundo de las letras y los plazos. Hace que la vecina que lleva todo el día cantando desaparezca, que el vecino que pone la música a toda castaña se trague el solito su música y que tu madre/compañeros de piso/persona que te incordia deje de existir por un tiempo determinado (puede que luego se enfade de que pases de él/ella/ellos, pero terminarán aceptándolo como aceptaron otras cosas raras que tienes como que les hables de lingüística en los ratos libres o cuando salís de fiesta).

  • Reposapiés con calefactor
Sí, existen, y son bastante agradables para los más frioleros. Pueden servir tanto para los pies como para ponértelo al lado y que te caliente otras partes. Realmente es bastante interesante porque no solo te da calor sino que además te proporciona un apoyo para los pies que no vienen nada mal.

  • Una batamanta
Sí, ríete tú de los anuncios y las parodias, pero una batamanta es un regalo ideal para alguien que tiene que pasar mucho tiempo en una misma posición pero con los brazos todo el rato moviéndose. Con una manta tradicional, por muy bien apañadita que te la pongas, al final terminaría por las piernas dejando el pecho al descubierto, con una batamanta ya no tendrás más problema de este tipo. Piénsatelo, sé que es duro dar el paso en el que admites que realmente es el mejor invento del mundo.

5 comments

L. Valencia | 28 de marzo de 2012, 3:35

Las tazas y la batamanta son mis preferidos, tazas es que ya tengo unas cuantas, pero he sufrido mucho con las batas que no tapan los pies y las mantas que resbalan y acaban cayendo al suelo...

Inés | 28 de marzo de 2012, 3:40

Para mí, la batamanta es lo mejor, la uso siempre que mi gata me deja y es muy cómoda y caliente, abriga súper bien y encima si te la compras grande del todo te tapa los pies y los pies de toda tu familia jajajaa

Anhelle | 28 de marzo de 2012, 4:29

Pues a mí me llama el atril... parece una chorrada, pero para traducir libros tiene que ser lo más cómodo del mundo. Yo el año pasado, para literaria, tiré de fotocopias para no tener que estar aguantando el libro entre los brazos mientras traducía...
Y los he visto en casa del libro... pero de 20 euros no bajan T.T

Inés | 28 de marzo de 2012, 6:35

yo me compré uno en aldi por muy pocos euretes y luego en cualquier papelería SEGURO que te sale por menos de 20 euros porque yo le compré uno a mi padre de madera y MUY bueno y costó 20 euros, así que uno más asequible pero igualmente bueno seguro que encuentras.

Anónimo | 12 de diciembre de 2012, 2:19

¡Yo tengo esos calcetines calientes y se los recomiendo a cualquiera! :D

Publicar un comentario