| 1 comment

Currículum Creativo

¿Ser o no ser creativo en un currículum? Esa es la cuestión.

Hoy en día está muy de moda eso de ser creativo, lo cual es algo genial porque la creatividad e imaginación siempre le alegran a uno la vida. No obstante esto es un problema para la gente que no es muy de usar el hemisferio derecho del cerebro.
  
Necesitaba una excusa para subir esta foto
Y aun a pesar de ser muy originales, muchas veces hemos de guardar las formas porque tal vez el contexto no es el más adecuado. No siempre un currículum pintoresco será atinado aunque para otras sea lo ideal. Lo que sí que está claro es que, aunque siempre venga bien tener un currículum uniforme atractivo, también es aconsejable pararse un poco a pensar de qué forma puede resultar más atrayente tu currículum en esa oferta.
Enviar currículums a lo loco nunca es productivo y además es muy estresante y cansado. Mi madre siempre me dijo que las cosas con calma salen mejor así que, ya que el currículum y la carta de presentación son la primera toma de contacto con una empresa, ¿por qué no dedicarle un tiempo igual que cuando te preparas la entrevista?
En mi caso, por ejemplo, tengo una carpeta con varias cartas de presentación dirigidas a trabajos o puestos tipo que, a la hora de la verdad, modifico o completo con los datos de la empresa o requisitos que me piden. De esta forma te aseguras de que pondrás todos los datos que siempre se suelen olvidar ya que con el paso del tiempo y de la revisión de esos archivos siempre se modifican cosas para que queden perfectos. Es normal atascarse muchas veces, por eso siempre es aconsejable pedir ayuda o revisión a compañeros de la profesión e incluso si fuese necesario y quisiéramos invertir: pagar por un diseño. En mi caso por ejemplo, he de decir que Sergio me ayudó con mis primeras cartas.
Y luego, tocando más de lleno el tema del currículum creativo, creo que es una buena manera de llamar la atención, sobre todo para aquellos traductores (o futuros trabajadores) que no tienen demasiada experiencia aún. Un currículum creativo o incluso un videocurrículum que tan de moda se están poniendo ahora, ayuda a suplir las carencias en algunos aspectos, pero, por otro lado, muestra actitud y da buena imagen (cosa que realmente es importante).
Es bueno conocer a la empresa y ver qué estilo tiene ya que crear un currículum con un formato semejante a algún aspecto o producto de esta puede ser un punto a vuestro favor. También es interesante hacerlos de tal forma que resalten tu mejor habilidad, así puede servir como prueba de lo que predicas. Está bien que tengan alguna marca que los haga únicos aunque tampoco recomiendo que sean tan rocambolescos y saturados que no se pueda sacar la información clave. Os pongo como ejemplo la tarjeta de visita que se me ha ocurrido para ilustrar lo que quiero decir con eso de inspirar un formato en la empresa para la que solicitas el trabajo (bueno, eso y que estoy muy contenta por cómo se me ha quedado ^^)



¿Qué pasa si no se nos ocurre nada?
Lo malo de la creatividad son los atascos imaginativos. No hay ninguna medicina que lo solucione más que el deporte y la búsqueda de la inspiración. Si estás saturado, normalmente, suele ser síntoma de mucho estrés y agetreo diario: relájate, haz cosas sanas, dedica tiempo para ti, para sentirte estupend@. Una vez despejados viene bien ver otros trabajos para inspirarse o hacerse una idea de lo que uno quiere, aunque nunca copiarlos o plagiarlos, está claro. Si haces una búsqueda simple en internet con las palabras "currículum creativo" encontrarás cientos y miles de ejemplos de donde sacar una idea para salir del paso. Lo ideal siempre será preguntarse qué es lo que quieres que encuentre ese contratante en ti y cómo poder destacarlo. Y, sobre todo, nunca dejar de hacer lo que a uno le gusta, porque con la felicidad llegan las mejores ideas para todo.


| No comment yet

¿Hay vida más allá de la carrera?

Supongo que hay miles de entradas que tengan un carácter muy similar a este, además tampoco pretendo daros una charla de cómo hay que ser o cuáles son las claves del éxito ya que cada uno tiene sus patrones a seguir, sus metas y yo, por supuesto, no tengo ninguna fórmula maestra (si la tuviese ¡ja! iba a estar yo aquí).
Sin embargo, ayer me preguntó un compañero que acababa de terminar la carrera cuáles habían sido mis pasos para desengancharme de la universidad y yo, la verdad, le ilustré con mi ejemplo de lo que NO debía hacer.
Esto de que alguien más mayor aconseje sobre qué hacer o qué no hacer es como cuando tu madre te dice que te lleves cuidado con esa gente que tiene pinta de ser mala compañía: igualmente harás lo que quieras te diga lo que te diga. Y tampoco hay nada malo en eso, siempre he sido de la teoría de que hasta que no te caes no aprendes, así que no hay nada de malo en querer investigar en el mundo de los adultos sin tomarse muy a pecho los consejos.
Lo más complicado que tiene el mundo real es que no tienes profesores que te den guías de cómo tienes que vivir o qué tienes que hacer para conseguir un número de clientes suficientes para pagarte los vicios. Tampoco tienes unas notas al final de cada cuatrimestre diciéndote si lo has hecho bien o necesitas mejorar, ni unos exámenes que te evalúen los conocimientos que debiste adquirir para ese momento. El mundo adulto es escalofriante, pero no es abrumador si las cosas se toman con filosofía.
Así que sin más dilación daré unos consejos prácticos que no van a traerte la felicidad laboral pero sí te pueden ayudar un poco a no ahogarte (al menos hablando de dentro del mundo de la traducción, por favor, no los uses para tirarte a la piscina sin manguitos si no sabes nadar, no quiero ser responsable):

  • Definir el público al que quieres camelar: sí sé y sé mucho que esto de seccionar a unos posibles clientes que ni siquiera ten han ofrecido trabajo parece una locura, pero piénsalo de esta forma: aunque no selecciones seguirán sin conocerte, ¿por qué? porque no sobresales y, ¿cómo se sobresale? especializándote al menos un poquito en algo. Esto no significa que si alguien te ofrece un encargo que realmente no corresponde a tu especialización le vayas a decir que no ni mucho menos, significa que tendrás un público objetivo al que atacar y unos cursos específicos por los que interesarte.
  • Hacer contactos: ya no solo tradufamous sino también conocer a gente de absolutamente todo tipo de gustos y trabajo, en especial aquellos que sean de la especialidad en la que te gustaría trabajar, ¿cómo? Internet es un mundo, en él puedes encontrar foros, chats, páginas web, etc. Para mí, siempre ha sido muy mala señal de estar bien conectado con gente que en LinkedIn te sugieran contactos traductores y no contactos de aquella especialización en la que quieres trabajar.
  • Ser visible: sí, todo el mundo es muy pesado con esto, pero es verdad. Conozco a más traductores trabajando como tales que son visibles que los invisibles que siempre se preguntan por qué nadie los llama. El hecho de tener una página web y tarjetas molongas no te asegura que vayas a tener a un montón de clientes peleándose por tus servicios, pero al menos da un perfil de más profesional lo cual es importante tanto para el cliente (que te verá atrayente) como para tu autoestima (que te verás capacitado: sí, el decir "¡eh, mira! esto lo he hecho yo" da gustirrín). 
  • Os dejo que los Monty os ilustren: 

Espero que, dentro de lo que cabe, os haya dado algún que otro consejo, aunque básico, para que como mucho este verano si os ahogáis, sea en un vaso de tinto de verano. Se agradecen los comentarios y los cheques regalo a algún destino turístico exótico para mediados de septiembre.