Hola, he empezado traducción, ¿tienes mi tarjeta?

Sí, hace mil que no actualizo. Lo que tiene ser ahora una persona mucho más ocupada (la tarjeta de presentación dio su resultado). Intentaré, de todas formas, actualizar de cuando en cuando aunque sea con entradas más cortas y cuando realmente la cosa lo necesite.

En este caso, por ejemplo, me gustaría hablar de un tema bastante de moda: el traductor prematuro. Últimamente hay un montón de charlas de coaching, de talleres, de conferencias (y demás) sobre cómo dar los primeros pasos en el mundo laboral, en el que la palabra emprendedor no se queda nunca en desuso. Yo no diré que no he acudido a alguna, y, de hecho, me sirvieron bastante pues salí muy animada de ahí (es como una droga hasta la siguiente dosis de realidad, y luego la próxima, y la otra, y la otra...). Sin embargo, lo que más me ha llamado la atención de todo esto es que cada vez me encuentro con gente más joven que asiste a estas charlas. Ahora me diréis "Inés, es que tú te haces más vieja", sí, pero yo me refiero encontrarme a gente de primero y segundo de carrera.

No nos equivoquemos, cuando en todas esas charlas dicen "no hace falta que termines la carrera para ser traductor" no se están refiriendo en que con la primera matrícula ya te den la potestad de traducir, ni mucho menos. No exageremos las afirmaciones, está claro que de nada cuenta un mes más o menos de la graduación, ¡medio año! (pongámonos generosos), pero no dejemos de lado el hecho de que al traductor lo hace la experiencia y la sabiduría.

Y aquí entra una doble moral extraña, es cierto que una persona que no haya estudiado traductor puede ser traductor (si sabe serlo), está claro que una persona que no haya terminado puede ser traductor, pero por más seguidores en twitter, por más tuits por minuto que pongas, por más blogs que tengas... eso no te hace ser traductor. Ojo, estamos creando monstruos. Hemos de ser conscientes de qué somos y qué no somos, humildes. Tenemos que reconocer el momento en el que estamos de nuestra formación y, cuanto nos queda aún por aprender.

Y dicho esto, pongo un vídeo divertido para calmar la tensión del artículo:





Sed felices.


12 comments

Nadia | 14 de febrero de 2014, 10:02

¡Hola, Inés!

Me ha parecido muy interesante tu entrada y estoy de acuerdo con la mayoría de lo que cuentas. Creo que los estudiantes de traducción deben informarse sobre la actualidad del sector y sobre la situación del mercado, pero de ahí a proclamarse traductores en primero y segundo de carrera... Deberían concentrarse en formarse, que ya tendrán tiempo para hacerse sus tarjetas sus blogs y sus cosas más adelante.

¡Un saludo!

Nadia

Elena | 14 de febrero de 2014, 10:11

Madre mía, Inés, me has quitado las palabras de la boca. Precisamente tengo una entrada pendiente con este tema. ¿Y sabes por qué? Porque me dan pena, mucha pena. Hay personas que les siguen el rollo y no se dan cuenta de que les están dañando. El batacazo que se van a llevar va a ser tremendo. Algunos merecido, otros no tanto.

Te doy un aplauso :)

enlalunadebabel | 15 de febrero de 2014, 2:01

Hola, Inés:

Me ha gustado el artículo. Hay que ser consciente de la realidad.

No me he prodigado tanto para oír eso de que “no hace falta acabar la carrera” (me parece una temeridad), pero una de las cosas que sí he comentado en alguna charla es que no se sale experto al salir de la carrera. Vas adquiriendo y puliendo destrezas con el tiempo. Se te dará mejor o peor, pero la maestría se adquiere con el tiempo.

Está genial tener ganas y empuje, pero eso no basta. Ojalá fuera solo eso. Me cuentan que en muchas universidades se les recomienda que tengan blog y todo eso. Si quieren, adelante, pero no es garantía de nada. Hay que pensar, además, de que puede ser una (buena/mala) carta de presentación, así que tenerlo por tenerlo o escribir de cosas de las que no tienes mucha idea, tampoco sirve de mucho porque es tu imagen la que proyectas con tus textos.

Llevo nueve años de carrera y sigo haciendo batidas de currículums cada cierto tiempo, reciclándome e incluso consultando cosas con compañeros. Sé que puedo ser mucho mejor con el paso del tiempo. Los años y la experiencia te curten muchísimo. También te diré que hasta hace un par de años no tenía ni blog ni twitter ni nada y trabajaba. Es decir, no es una condición sine qua non.

Para resumir diría que hay que darles ánimos, sí; no hace falta pintárselo todo negrísimo, pero tampoco decirles que esto es la panacea.

Un abrazo,
Scheherezade

DméG | 15 de febrero de 2014, 2:28

Y hay gente que ni 6 meses antes de terminar ni 6 meses depués de haber terminado. Que no. Y punto.

Un sal-i-do

Eztizen | 15 de febrero de 2014, 2:32

No me parece nada raro que estas cosas pasen. Lo único que se lee sobre traducción es que hay que tener 20 perfiles en redes sociales, hay que escribir un blog, hay que hablar con "los famosillos, los mayores" y convertirse en su amiguito, hay que ir a todos los eventos del mundo, hay que irse de fiesta con el resto de los asistentes, hay que contarles por qué eres el mejor traductor del mundo y pueden pasarte trabajo, hay que hacer que te recuerden.

Y todo esto hay que hacerlo durante la carrera. Si no lo haces, no conseguirás trabajo nunca, porque nadie contrata a traductores sin blog, Twitter, Facebook, LinkedIn, About.me, Visualize.me, Pinterest y Tumblr.

Solo están haciendo lo que los profesionales les dicen.

Vicent Torres | 15 de febrero de 2014, 2:35

¡Buenas, Inés!

Hablando desde la perspectiva de un estudiante (aunque ya por poco tiempo más), yo también tenía una entrada a medias sobre el tema, por lo que podrás imaginar que comparto mucho tu opinión. Yo he tenido mucha iniciativa desde que ya estaba en primero, pero antes de ponerme a decirle a la gente que era X cosa me he dedicado a hacer cosas para poder decirlo, como por ejemplo ponerme a traducir por mi cuenta para poder decir luego que soy traductor.

Es cierto que en general desde la carrera no se tiene una visión fidedigna de lo que es el mercado laboral y algunos o bien se vienen muy arriba o bien se vienen muy abajo, hay de todo. Unos cuantos hemos intentado acercar más a los estudiantes a la realidad con cosas como las jornadas que hicimos hace poco en Alicante y lo hemos conseguido parcialmente, pero sí que hay gente que se sigue viniendo muy arriba. Tampoco creo que sea un fenómeno nuevo, siempre habrá gente así y habrá que dejarles que se den el batacazo, que también se aprende a golpes.

Lo resumiría igual que Scheherezade; está claro que hay que darles ánimos para que no lo vean negrísimo, pero esto tampoco es jauja y hay que currar y sufrir.

Que vaya bien,
Vicent Torres

motsmeles.es | 15 de febrero de 2014, 3:21

¡Buenas Inés!

Fantástica reflexión y no podría estar más de acuerdo con lo que comentas así como con el comentario de Scheherezade.

La práctica hace al maestro y en este caso al traductor. Por desgracia lo que suele ocurrir es que es mucho más sencillo tener cierta visibilidad en las redes sociales pensando que eso es lo que te va a ayudar a alcanzar la cima de la traducción cuando lo que realmente te lleva a la cúspide es toda una serie de horas de trabajo a tus espaldas.

Mi consejo es que se preocupen en traducir que solo de esa forma tendrán medios para generar valor propio, el cual es la mejor carta de presentación en las redes sociales y es lo que te marca como un referente en el sector.

Nuestro sector es como un pequeño patio de vecinos en el que al final todos sabemos los cotilleos del resto.

Un abrazo,
Jairo

Merche García Lledó | 15 de febrero de 2014, 3:31

¡Hola, Inés!
Me ha parecido muy buena reflexión, la tuya.
Yo asisto a bastantes saraos y nunca he escuchado que se anime a empezar a trabajar antes de acabar, pero supongo que alguno ha interpretado el "empieza a moverte antes de acabar la carrera" como que, cuanto antes, mejor. Y no. Se trata de que empieces a tantear el terreno, a informarte, a ver de qué va la cosa, no a trabajar. Más que nada porque no estás preparado, puedes liarla parda y no ganarás más que disgustos (además de que dejarás de prestar atención a algunas clases pensando que "a ti qué te van a contar").

¿Alguien se imagina a un médico aconsejando a un "paciente" en primero o segundo de carrera? ¿O un abogado asesorando a una persona en apuros? Pues en traducción no debería ser distinto. El hecho de que trabajemos con palabras a algunos se les puede antojar como una ventaja, ya que, total, las usan cada día...

Cuidadín, futuros traductores.
De todas formas, también pienso que "adelantadillos" los ha habido siempre y muchos no necesitan charlas para animarse a meter la cabeza antes de tiempo.
Quien quiera entender, que entienda. Cuando se organizan charlas para futuros estudiantes, el orador no puede estar pensando en si se van a interpretar mal sus palabras y andar continuamente matizando. El estudiante debe ser consciente de que lo es y no adelantarse a los acontecimientos.

Saluditos

マルディート | 15 de febrero de 2014, 5:55

Buenas.

«es cierto que una persona que no haya estudiado traductor puede ser traductor (si sabe serlo)»

Te agradezco que me permitas traducir sin haber estudiado una carrera de Traducción ni nada parecido, pero te aconsejo que revises esa frase.

«Tenemos que reconocer el momento en el que estamos de nuestra formación y,»

Cualquiera que haya visto «La vida de Brian» estará de acuerdo contigo en que no hay nada mejor para captar la atención del público que el suspense, pero a mí me hubiera gustado saber qué hay que hacer después de reconocer el momento en el que estamos de nuestra formación. Si no te importa, ¿podrías volver a escribir la parte que falta?

Y también me gustaría hacerte una pregunta: ¿por qué crees que nadie te ha advertido de esos gazapos?

Elena F. | 16 de febrero de 2014, 3:27

Esta entrada me da vergüenza ajena.
Que cada cual haga lo que le dé la gana y punto.

Inés Alcolea Llopis | 16 de febrero de 2014, 9:07

A todos los que sois profesionales y habéis comentado: gracias por hacerlo :) me alaga mucho que os interese y más todavía que estéis de acuerdo.

En resumen, creo que es un tema más moral que otra cosa. Es gracioso cuando el traductor lucha por sus derechos de no intrusismo pero defiende el ser traductor cuando aún no sabe. A quien te pregunte si tienes su tarjeta habría que preguntarle si son autónomos.

Abiya Carol | 18 de enero de 2017, 21:53

Very nice post here and thanks for latest smartphone applications it .I always like and such a super colors of phone for these post.Excellent and very cool idea and great models and different kinds of the more information's.

aws training in chennai

Publicar un comentario en la entrada