versatile blogger award


Bueno, realmente esto era ya una entrada más que esperada y que no había caído en el olvido (lo prometido es deuda). Tanto he esperado que me han nominado dos veces, una (y la primera) por Marina desde su blog la mar de traducciones y la otra Melania desde el suyo: Lost in Translation. Así que, como no me gusta decepcionar (aún sabiendo que lo hago) aquí va mi esperada actualización ahora que tengo más tiempo libre.

Instrucciones:

  1. dale las gracias a quienes te hayan premiado y añade un enlace a su perfil o blog en tu entrada
  2. comparte siete cosas sobre ti.
  3. Pásale este premio a otros 15 blogs que hayas descubierto recientemente y/o que disfrutes leyendo (no sé si tengo tantos aún, sorry)
  1. Hablaré tanto de Marina como Melania y es que a ambas las conozco de la carrera de Traducción e Interpretación en la Universidad de Alicante. He tenido la suerte de conocerlas tanto como traductoras en ciernes (muy buenas por cierto) como compañeras (de la jet set) y de compartir con ellas varios años de traducciones frustradas, profesores con versiones únicas e irremplazables plagadas de palabras tales como pingüe o zozobra que nos decían si es que ya no cafeteábamos al terminar la clase. Con Marina sigo compartiendo aula pero Melania terminó la carrera el año pasado y este año se encuentra haciendo un máster (¿algo relacionado con la medicina? Lo siento por la exactitud, te debo una cerveza para ponernos al día) e intentando captar primeras traducciones y correcciones (además de alimentarnos con recursos y experiencias desde su blog, cosa que Marina también hace como yo cuando los trabajos de clase nos dejan).

  2. Ahora llegamos a terreno farragoso: siete cosas sobre mí ¡qué complicado!

    1. Yo siempre he sido una persona demasiado curiosa, aunque muy inocente, así que vagaba por los primeros años de mi vida descubriendo el mundo y más tarde descubriendo las ciencias. Siempre he sido una persona más de números que de letras y, a pesar que me encantase escribir, siempre he tenido muchísimas faltas de ortografía que me achacaban a la falta de lectura (qué poco me conocían aquellas personas) y más tarde a algún problema de concentración. La historia es que nunca me vi estudiando una carrera de letras justamente por ese problema: la ortografía (aunque sabía solucionarlo con la cantidad de sinónimos que los libros me habían regalado). Así que me encaminé hacia las ciencias y hacia el aprender más hasta que me tocó estudiar bachillerato y me di cuenta de que los problemas lingüísticos y la capacidad de poder acceder a una mente diferente mediante palabras y reglas gramaticales era demasiado atrayente (de lo contrario, ahora sería una feliz informática o arquitecta puesto que esas eran mis otras dos opciones). En primero de bachillerato conocí a un chico que iba a empezar a estudiar aquello que se llamaba “traducción” y que te proporcionaba leer y conocer textos de todas las índoles, así que mi curiosidad jamás se debería detenida por un campo finito de conocimiento. Así que, curiosamente me vi transformada en una devoradora insaciable encaminada hacia lo que sería una carrera de la que no había visto más que la punta del iceberg.

    2. Por otro lado, a mí siempre me ha gustado escribir. Recuerdo cuando de pequeña, con seis años, escribía cuentos de siete páginas, a dos líneas por páginas y muchos dibujitos (también me gusta pintar, aunque es un arte un poco fracasado) para regalárselos a mi hermana y así enseñarla a leer. Este amor por la narrativa que también desembocó en amor por la poesía ha tenido sus tiras y aflojas (como cualquier relación de amor) y he tenido épocas en las que no he escrito nada y otras en las que he recibido hasta tres premios en un mismo año. Ahora me sonrojo cuando me llaman para ser miembro de un jurado con el título de “escritora” y es que nunca me consideraré como tal hasta que vea una obra únicamente mía publicada (estamos trabajando en ello). Esto también casa un poco con el hecho de decidirme a ser traductora (¡oh dios mío, que te paguen por leer!) no sabía yo que me iba a encontrar con otro amor que me iba a hacer traicionar la literaria: los audiovisuales. Pues si juntamos mi curiosidad con mi amor por la escritura obtenemos que mis últimos proyectos sean de guiones de cortometrajes que algún día, y si todo va bien, podrán ver la luz aunque sea en youtube.

    3. Ahora yendo al punto central a las que aportaban pinceladas las anteriores dos entradas responderé a: ¿por qué estudias traducción? Pues bien mi lema en la vida (Lebensmoto, me encanta esa palabra), como persona solidaria que me considero es que si ya hay suficientes problemas en el mundo para que dos personas se comuniquen, que el lenguaje no sea uno de ellos. Pues bien, yo entré en la carrera con mi hambre de cultura (pronto me daría cuenta de que tendría que contentarme con pequeños bocados que a alguien se le pudiesen caer en las clases de gramática) y mis ganas de salvar al mundo del caos, pensando que se traducen culturas y no lenguas y haciendo mala cara a todo aquel que decía que no sabía por qué estaba estudiando traducción o que había entrado allí porque le gustaban los idiomas (señores/as, existe Turismo y Filología, dejen paso a aquellos que tienen vocación, lo digo desde la experiencia de una persona que se tiró dos semanas estudiando otra especialidad porque le faltaba una décima).

    4. Me encantan los diccionarios, no sé exactamente cuando empezó ese amor bucólico ni cuándo empecé a pasar horas muertas en las zonas de Diccionarios de las librerias. Soy muy friki de estas cosas y no hay Navidades sin un diccionario nuevo. Entre mi estantería tengo algunos tales como diccionarios del inglés de la calle, de falsos amigos, combinatorios (Dios mío cómo quiero a este último) y un largo etcétera. Esto va un poco unido con el hecho de que me encante la terminología y que disfrute como una enferma (sí, esa es la palabra) haciendo los trabajos de Terminología I y II.

    5. Ahora hablando de otras cosas tengo que decir que soy una persona un tanto política, no soy de las que piensan que el mundo lo mueve la política (que sí) pero también creo que hay otras cosas, como pasear por la playa o hablar con un amigo hasta las cuatro de la mañana que no lo mueve la política. Aún así siempre me gusta estar al día en estas cosas (hasta que sobrepasa lo saludable y entonces me hierve la sangre y ya no quiero seguir leyendo más). Soy una persona muy ignorante a veces en estas cosas pero con las ideas bastante claras, no trato que nadie comprenda mi opinión o la comparta (agradezco cuando encuentro a alguien igual que yo) pero tampoco quiero que me traten de convencer ya que yo no hago eso con nadie. Acepto a las personas tal y como son hasta que empiezan a mostrar sus intolerancias, además defiendo muy fervientemente la idea de defender lo que quieres cosa que me lleva al siguiente punto.

    6. You want it, you get it. Esa es una de las frases, entre algunas otras muy selectas, que definen mi filosofía de vida. Puede que sea porque la familia en la que me he criado no somos de permitirnos caprichos y porque mis padres han sudado trabajando, y ahora sudan presentando curricula para poder pagar parte de mi carrera, el caso es que siempre he visto que quien trabaja duro recoge buenos frutos. Yo soy de rendirme poco en cualquier campo y de que si algo no se puede alcanzar, que al menos no sea porque no lo he intentado (para bien o para mal).

    7. Bueno y llegamos a mi último punto, menudo tostón os estoy dando, soy una persona muy frikilingüista pero también muy de estar por casa. Me gusta tomarme unas cañas con mis amigos y si tengo la suerte de encontrarme con algún loco como yo que me dice “qué conjugación verbal más bonita tienes” pues mejor. Me gusta usar las palabras BIEN, analizarlas y descubrir a lo Sherlock el porqué de un deje o un idiolecto, pero siempre fuera de la pedantería y lo de mirar por encima del hombro. Y qué decir sobre mi frikismo tan común sobre el cine y los videojuegos, en fin, que soy una persona normal.

BLOGS QUE SELECCIONO:
(visto que no tengo tantos blogs que sigo seleccionaré a menos de los que se indica)
1. Pretending to translate
2. No sin mi Trados
3. Localización y testeo con Curri
4. Diario de un futuro traductor 



4 comments

adiskide | 16 de marzo de 2012, 6:13

y aún sigues sin analizar tu dialecto...ese que no tienes :D:D

Inés | 16 de marzo de 2012, 7:18

el otro día me dijo mi hermana que igual no hablamos tan castizamente como pensamos jejejee

Curri | 16 de marzo de 2012, 16:49

Gracias por la nominación. Aunque no lo parezca, sigo pensando que mi blog no lo lee nadie, así que cosas así me animan mucho.

Por cierto, si quieres tener más blogs, para poder nominarlos la próxima vez, en mi blog tengo una lista larguísima (tan larga, que no me da tiempo de seguirlos a todos).

Inés | 17 de marzo de 2012, 4:43

Yo creo que esa sensación la tenemos todos, yo aun viendo las estadísticas pienso... "esto es mentira todo" jajajaaj

Y eso haré a ver si ahora que tengo un poco más de tiempo, iré descubriendo blogs :D el problema está en que me suelo meter a algunos, leo, comento y luego se me olvida seguirlos y luego me maldigo pensando "dios, ¡con lo interesante que era!" así que seré mucho más cuidadosa.
GRACIAS por el comentario.

Publicar un comentario