El compañerismo en el mundo de la traducción


Hoy voy a escribir un artículo sobre algo que me llama bastante la atención en el mundo de la traducción y es el compañerismo entre traductores e intérpretes.
   Bien es sabido que un traductor o intérprete se caracteriza por trabajar a solas, no tener compañeros de trabajo (al menos si no estás en una agencia) y el hecho de pasar más horas con el texto que con un novio empalagoso. 

   Por esa razón también se cree, y es algo que siempre me comentaron antes de empezar la carrera, que el mundo de la traducción es un mundo lleno de competencia (eso sí es cierto) y que los traductores se machacan unos a otros ya que el encargo que no se lo den al compañero podrían dártelo a ti (ahí es cuando nos asalta ese momento troll de pensar cargarte a tus compañeros para así no tener menos competencia en el futuro)
   Bien, pues yo lo que vengo hoy a aclarar (y creo que bastante gente debería tener esto en cuenta) es que a la hora de la verdad, el compañerismo entre traductores e intérpretes existe y MUCHO. Esto es algo que uno puede notar simplemente paseándose por los diversos blogs (esa intranet que existe de bloggers, wordpress y algún que otro tumblr), por los múltiples foros de traducción o simplemente por algunos de los lugares de trabajo o congresos en los que bien trabajan intérpretes o están hechos para ellos. Realmente hay un vínculo extraordinariamente fuerte entre las personas que trabajan en este campo. Sin ir mas lejos, ¿qué hay de los intérpretes que trabaja en cabina por parejas? Entre ellos se ayudan; cuando uno está interpretando, el otro muchas veces le ayuda apuntando los números o cifras que se digan para que así el que está trabajando pueda apoyarse en algo, o incluso puede apuntarle ciertas palabras que vea que su compañero no alcanza a decir. 
   Y luego, hablando del trabajo de información y preparación de un tema, ¿qué podemos decir? la infinidad de foros que existen para hablar de casi cualquier materia es muy grande. Ahí hay un intercambio de información y apuntes que ni los minutos de antes de un examen.
   Además otro momento en el que se ve el compañerismo que debe y de hecho existe entre traductores y/o intérpretes es cuando tu vas hasta arriba y le pasas trabajos a amigos, cuando no sabes un traduxema o a qué hace referencia de algo y recurres a tu lista de contactos traductores para preguntar segundas y terceras opiniones. 
   Por otra parte, por norma general, aunque todos los hayamos acostado con un traductor alguna vez (te lo tomo prestado Xosé Castro), nadie se suele acordar del traductor o del intérprete que tiene que trabajar sobre tu trabajo. Aún con la labor más importante en nuestras manos (transmitir sin fronteras ni barreras) nadie se suele acordar de que existimos (los traductores no existen, son los padres). Así que, si no se da ese nivel de compromiso y compasión en muchos casos entre el ponente o persona que te hace un encargo y el traductor o intérprete... ¿quiénes nos va a apoyar? NOSOTROS.

   La moraleja de esta historia es una bien simple: ayuda si quieres ser ayudado, la traducción puede ser un mundo solitario si tú quieres que así lo sea. 

8 comments

Curri | 16 de marzo de 2012, 16:42

Pues estoy completamente de acuerdo. De nada sirve quejarnos de que nadie te entiende si te empeñas en seguir viviendo en una cueva aislada y nunca salir de ella.

Siempre he ayudado a la gente, ya no por recibir algo a cambio, sino porque me gusta ayudar a la gente. Especialmente si alguien está pasando por algo que yo pasé antes y mi experiencia puede ayudar. Porque, sinceramente, creo que ayudar a los demás solo para que te ayuden tiene también parte de egoísta. ;)

Buena reflexión, Inés. Muchas gracias.

Patricia Torres | 16 de marzo de 2012, 17:28

¡También de acuerdo! Añado algo: la ayuda no tiene que ser recíproca, sino que Curri me ayuda con un recurso en Internet, yo ayudo a un recién graduado con las tarifas, el recién graduado ayuda a estudiante con los anglicismos, el estudiante ayuda a su profesor de Traducción con el acceso a una conferencia en streaming, etc. etc.

Inés | 17 de marzo de 2012, 4:39

¡¡Muchas gracias por vuestros comentarios!!

Es exactamente lo que vosotras decís, no es el hecho de ayudar por recibir algo a cambio, es el hecho de ser generosos/as, pero aún así, no comprendo a la gente que pasa malos apuntes, da malas soluciones y un largo etcétera con tal de así sobresalir ellos, ¿acaso no se dan cuenta de que eso les está cerrando su futuro laboral?

Es justo la cadena que Patricia sugiere, ¡todos hemos de ayudarnos! y esto no se reduce solo al ámbito gremial sino a la vida en sí.

Repito: muchas gracias por los comentarios y por pasaros :D

Anónimo | 17 de marzo de 2012, 6:33

Transcribo mi comentario en el grupo forotraducción de Facebook, que viene a resumir lo que te comenté por Twitter respecto a esta entrada :)

En mi promoción, hace ya años, tuve la suerte de que había bastante buen rollo en general en la clase, pero cursé algunas asignaturas en cursos posteriores al mío y sí que vi casos de no querer dejar apuntes, o ayudar al compañero que lo necesitara. Me parecía muy triste, la verdad. Me pregunto si esas personas habrán mantenido esa actitud en su trayectoria profesional. Creo que es imprescindible rodearse de otros profesionales, tener contacto con ellos, y aprender de ellos y viceversa en esta profesión. Con el tiempo y gracias a los foros y redes sociales como esta he visto y comprobado que efectivamente, este compañerismo existe y mucho.

Inés | 17 de marzo de 2012, 8:26

Muy buenas palabras Irene, es justo lo que me pasa a mí, en mi promoción el buen rollo se nota, pero en promociones más retrasadas a la mía no pasa nada de eso. Bien por propia experiencia o por situaciones que me han contado esto no es así en absoluto y es una pena porque no solo te quedas solo en un trabajo muy solitario, sino que al mismo tiempo te creas malas reputaciones y energías alrededor tuyo que no son nada aconsejables para nadie.


¡Gracias por el comentario!

Merche G.Ll. | 19 de marzo de 2012, 2:18

Totalmente de acuerdo. La competencia es FEROZ, pero en mi opinión existe a un nivel más académico y menos profesional (me puedo equivocar ya que no puedo comparar)... los traductores no serían lo que son sin consultas, contactos, foros de dudas... el compañerismo es lo que mueve esta profesión y la mantiene viva :-)

Anónimo | 19 de marzo de 2012, 5:29

¡No había tenido tiempo para comentar!
La verdad es que es cierto. Creo que es lo mejor que me llevo de la carrera. Cuando la gente me dice que en su carrera no está a gusto, me dan mucha pena, porque yo estoy taaaan bien en clase que si me pongo enferma o algo, me entra mono de uni jejejeje ;)

Inés | 19 de marzo de 2012, 17:09

Muchas gracias Merche y Marina :)
Yo la verdad que este año al estar fuera ya la gente con la que iba de la carrera pues lo noto más pero aún así el buenrollismo que se respira en las aulas es genial, no obstante también observo que en ciertas otras asignaturas de cursos más retrasados al nuestro, la situación es bien distinta y por eso quería escribir este artículo.
Pero sí, no sé qué sería de un traductor o intérprete sin sus contactos.

Publicar un comentario